Inicio » Actualidad » Noticias

17/06/2012

Un «Corpus» a la medida de Alcalá

El domingo pasado, día del Corpus Christi, Alcalá fue una fiesta de amor a la Eucaristía y de adoración al Santísimo Sacramento del Altar. Como un torrente inagotable, los niños de primera comunión acompañados por sus parroquias, las cofradías y hermandades, los religiosos, sacerdotes, diáconos y seminaristas, la adoración nocturna, las familias alcalaínas y los fieles en general, sembraron de amor con su presencia las calles de Alcalá de Henares saliendo desde la Magistral hasta la capilla de las Santas Formas.

Como Obispo, padre y pastor de todos vosotros, no puedo menos que bendecir una vez más al Señor y agradeceros vuestra firme voluntad de lograr cada vez más un Corpus  a la medida de Alcalá.

En la homilía del domingo expliqué como la fiesta del Corpus se remonta a 1263. En aquel año un sacerdote de Bohemia que peregrinaba a Roma, se detuvo en la ciudad italiana de Bolsena. Allí, celebrando Misa, le entraron dudas sobre la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Al llegar el momento de la fracción del pan comprobó que la Hostia consagrada goteaba con gotas de sangre que cubrieron los corporales sobre el altar. Inmediatamente el hecho fue comunicado al Papa que residía en Orvieto. Estudiados los hechos, Urbano IV instituyó la fiesta del Corpus Christi. Estos corporales se conservan en Orvieto donde se celebra todos los años un Corpus grandiosamente bello.

Alcalá de Henares recibió la misma bendición que Orvieto. Aquí, tras el robo de las formas, el Señor quiso manifestar su presencia real manteniendo incorruptas las Santas Formas que recibiera en Confesión el P. Juarez  s.j. en 1597. Si Orvieto celebra un Corpus con gran dignidad, belleza y religiosidad, Alcalá no puede ser menos. Como buenos hijos de Dios y como amantes de la Eucaristía, presencia permanente de Cristo resucitado entre nosotros, hemos de ir poco a poco ganando una celebración que responda con gratitud a la cercanía y al cariño de Dios para con todos nosotros. Al nombrar Alcalá de Henares hemos de pensar siempre: Dios está aquí, nos ha visitado, está presente en todos los sagrarios y, de manera singular, en la capilla de las Santas Formas, manantial desde donde han de brotar todas las bendiciones para nuestra ciudad.

Llevamos ya dos años intentando llenar de fe y de dignidad nuestra procesión del Corpus. Los tres altares del itinerario deben de ir mostrando toda la belleza de nuestras tradiciones eucarísticas, los balcones engalanados, las flores, los cantos, el incienso, etc., deben de ayudarnos a expresar nuestro fervor y nuestra acción de gracias al Señor. Los Santos Niños y San Diego de Alcalá deben continuar enseñándonos a profesar públicamente la fe y a practicar la caridad para con los pobres. Esta es nuestra tradición que hemos de transmitir cuidadosamente.

Necesitamos todavía ajustar detalles de organización, agilidad en la marcha, mayor cuidado de los niños para que puedan contemplar la magnificiencia del Corpus y de la presencia del Señor, coordinación entre los distintos participantes, etc. Lo haremos, Dios mediante, con paciencia y sana pedagogía. Pero una cosa debe quedar clara: Alcalá de Henares es eminentemente eucarística. Alcalá desea poder acudir permanentemente a la capilla de las Santas Formas para agradecer al Señor su presencia, para adorarle, orar y suplicar en los momentos de alegría y de pena.

Alcalá de Henares se merece una procesión de Corpus grandiosamente bella y llena de fe. Gracias a todos. Con la ayuda de Dios y vuestro entusiasmo será posible.
+ Juan Antonio Reig Pla
Obispo Complutense

Gestor de noticias y Agenda Diocesana del Obispado de Alcalá
Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies. Más información | ACEPTAR