Inicio » Actualidad » Noticias

16/06/2012

Clausura del curso académico del Instituto Diocesano de Teología «Santo Tomás de Villanueva»

 

El pasado miércoles 13 de junio, festividad de San Antonio de Padua, tuvo lugar la clausura oficial del curso académico del Instituto Diocesano de Teología de Santo Tomás de Villanueva en la Capilla de la Inmaculada (antiguo Salón de Concilios) del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares. La Eucaristía fue presidida por el Obispo de la diócesis, Mons. Juan Antonio Reig Pla, y concelebrada por el Rvdo. D. Juan Miguel Prim, Vicario Episcopal para la Evangelización de la Cultura y director del Instituto, y el Rvdo. D. Ángel Castaño, profesor de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid y Jefe de estudios del Instituto.
 
Antes de comenzar la ceremonia, Mons. Reig Pla quiso recordar la figura de Santo Tomás de Villanueva, estudiante y profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, fraile agustino y arzobispo de Valencia, que mostró siempre, en su labor pastoral, una gran amor por los más pobres.
 
Durante la homilía, el Obispo señaló que el Instituto Diocesano de Teología ha nacido “desde el corazón de la Iglesia diocesana para ayudar a los laicos a vivir la santidad que Dios os regala”. Parafraseando el texto de la lectura del libro de Josué, formuló una serie de preguntas: “¿Cuáles son tus muletas? ¿Dónde te apoyas tú de tal modo que impides abandonarte totalmente en Dios? No busques otros dioses, otros ídolos, otros apoyos. ¡Abandónate en Dios! Una gotita de su misericordia enardece el corazón, y es entonces cuando uno está dispuesto a dar lo que ha recibido. Y por eso estáis estudiando”, recalcó.
 
Don Juan Antonio explicó que ser discípulo significa “poner toda tu persona confiada a Alguien que, como Maestro, te va enseñando. Aquí, más allá de las clases, el Maestro es quien puede cambiarnos el corazón que, a través de las personas que os enseñan, va introduciéndose para que se dé en vosotros la teología y la santidad”. El Obispo calificó de ‘aburrimiento total’ el modo de vivir de muchas personas, alejadas de la presencia del Señor: “Estamos en un momento verdaderamente delicado. Por eso se necesitan evangelizadores, personas que confíen plenamente en Dios y que se lancen en sus brazos”.
 
Mons. Reig recordó que el Señor nos da la capacidad de ser fieles hasta morir, “pero esa fidelidad es gracia, nos la da el Espíritu Santo. Las personas piensan que el Magisterio de la Iglesia está cargando fardos pesados al a gente ¡Pero Jesucristo es la plenitud de la Ley, y Él nos regala poder vivir en la voluntad de Dios!”. Calificó de “regalazo” al Instituto de Teología, e instó a los alumnos a propagarlo a otros hermanos de la diócesis, para evangelizar a tantas personas sedientas de Dios, el único que “no cansa”, verdadero “manantial de alegría inagotable”.
 
Después de la ceremonia religiosa tuvo lugar un ágape fraterno en las dependencias más antiguas (datan del siglo XIV) de la Fortaleza-Palacio Arzobispal. Los alumnos pudieron compartir unas viandas y charlar animadamente con sus sus profesores y con el Sr. Obispo.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

+ Info

 

Gestor de noticias y Agenda Diocesana del Obispado de Alcalá
Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies. Más información | ACEPTAR