Inicio » Actualidad » Noticias

25/04/2012

Presentado en la Universidad el Curso de Verano sobre el Cardenal Newman


Organizado por la Pastoral Universitaria diocesana
en colaboración con la Universidad de Alcalá





El pasado miércoles 25 de abril de 2012 fue presentado en dependencias de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) el Curso de Verano "Un camino a la verdad: John Henry Newman"
, promovido por un grupo de profesores y alumnos de la UAH en el marco del convenio de colaboración firmado recientemente entre el Obispado de Alcalá de Henares y la Universidad.

En la fotografía podemos ver a los organizadores del Curso junto a algunos de los asistentes a la presentación.
Asistió también D. Juan Miguel Prim, vicario episcopal para la evangelización y la cultura.




El Curso cuenta con la colaboración de la Asociación para la Investigación y la Docencia "Universitas" y la Universidad Eclesiástica San Dámaso.


Intervinieron en la presentación los profesores D. José María Saz (en el centro de la imagen) y D. José Manuel Gómez Pulido (a la izquierda), junto con D. Francisco Rupérez (a la derecha), responsable de la Pastoral Universitaria.





Recogemos a continuación las palabras pronunciadas por D. José María Saz, explicando las razones han llevado a organizar este curso:


El Curso de Verano “Un camino a la verdad: John Henry Newman” nace del deseo de vivir juntos, profesores y estudiantes, la realidad indicada por las palabras de Benedicto XVI en El Escorial, el pasado 19 de agosto de 2011, a los profesores de universidad. Allí nos habló, entre otras cosas, de sus primeros pasos como profesor y de una actividad apasionante, una “universitas” de profesores y estudiantes que buscan juntos la verdad en todos los saberes. Una verdad que corresponda a todas las dimensiones que constituyen al hombre y su anhelo de algo más elevado.

En ese encuentro de El Escorial, el Papa se preguntaba también “¿dónde encontrarán los jóvenes esos puntos de referencia en una sociedad quebradiza e inestable? A veces se piensa que la misión de un profesor universitario sea hoy exclusivamente la de formar profesionales competentes y eficaces que satisfagan la demanda laboral en cada preciso momento. También se dice que lo único que se debe privilegiar en la presente coyuntura es la mera capacitación técnica. Ciertamente, cunde en la actualidad esa visión utilitarista de la educación, también la universitaria, difundida especialmente desde ámbitos extrauniversitarios. Sin embargo, vosotros que habéis vivido como yo la Universidad, y que la vivís ahora como docentes, sentís sin duda el anhelo de algo más elevado que corresponda a todas las dimensiones que constituyen al hombre. (…)

En efecto, la Universidad ha sido, y está llamada a ser siempre, la casa donde se busca la verdad propia de la persona humana. (...) La Universidad encarna, pues, un ideal que no debe desvirtuarse ni por ideologías cerradas al diálogo racional, ni por servilismos a una lógica utilitarista de simple mercado, que ve al hombre como mero consumidor.”

Hemos elegido así estudiar la figura de Newman, en su contexto histórico y actualidad, para proponerlo como modelo de actividad universitaria, por ese anhelo de verdad que le movía: una verdad propia de la persona humana según todas sus dimensiones.

Para Newman, la verdad es una cuestión central, y la razón ha de buscar la verdad: “La mente está debajo de la verdad, no por encima de ella, y sujeta no a discutirla, sino a venerarla; la verdad y la falsedad son puestas ante nosotros por el juicio de nuestros corazones” (IK325).

La época de Newman es la del auge del Liberalismo. Y en el liberalismo Newman percibe el peligro del relativismo, es decir, de la pérdida de la capacidad del hombre para conocer la verdad. Pero Newman muestra una gran confianza en la capacidad de la razón para reconocer la verdad: “En este mundo no hay otra fuerza que el compromiso con la razón ni otra libertad que sentirse cautivos de la verdad” (PyG43).

Confía también en la persistencia de la verdad: “Las fantasías, las emociones, los sentimientos se van y nunca regresan, la verdad viene una y otra vez, es insistente” (IK299).

Y preveía las consecuencias de no estar del lado de la verdad: “La verdad puede pelear su propia batalla. Tiene en ella una realidad que despedaza las espadas terrenales. En tanto no estemos del lado de la verdad, nosotros también caeremos en pedazos” (IK219).

Profundizar en el recorrido personal que hizo el propio Newman en su búsqueda de la verdad, y en los pasos que dio y cómo y por qué los dio, así como en la dramaticidad e implicaciones personales y sociales que ello tuvo, es una de las cuestiones centrales que queremos abordar en el curso de verano.

Otra cuestión de gran interés para los que estamos en un ámbito educativo universitario, se refiere a cómo educar el intelecto y situarlo en el mejor estado o en las mejores condiciones para realizar esa tarea de búsqueda de la verdad.

Para ilustrar este interés de Newman por la educación tomamos algunas ideas pronunciadas recientemente por Ian Ker, con motivo de la festividad de Santo Tomás, el pasado 27 de enero de 2012, en la Universidad Eclesiástica San Dámaso.

“En 1863 Newman escribió: "de principio a fin, la educación... ha sido mi dedicación". Su carrera académica en Oxford comenzó cuando fue elegido en 1822 fellow (miembro del cuerpo docente) en Oriel College, que era "en esa época, objeto de ambición de todas las jóvenes promesas de Oxford"”. Tenía entonces 21 años. “Después de esto "nunca quiso nada mejor ni más importante que... ‘vivir y morir como fellow de Oriel’"”.

Como consecuencia de su investigación sobre los Padres de la Iglesia y la historia de la primitiva Iglesia, tuvo lugar su conversión al catolicismo y su apartamiento de Oxford, punto de referencia del anglicanismo.

Ya en su etapa católica, fundó la Universidad Católica de Irlanda en Dublín y la Escuela del Oratorio en Birmingham, que como obra educacional que era, caía "bajo esos propósitos a los que especialmente he dedicado mi tiempo y pensamiento". Ya mayor con sesenta y tres años, disfrutaba tanto supliendo a un maestro ausente que declaró que "si pudiera creer que es la voluntad de Dios, apartaría mis pensamientos de escribir nunca nada más, y vería, en la supervisión de estos chicos, aquello que más se acerca a la vuelta a mi vida en Oxford".

Cuál era su idea de universidad y su concepto y experiencia educativa es lo que queremos profundizar durante el curso de verano.


***

Ofrecemos a continuación el elenco de profesores que intervendrán como ponentes en el curso:



Gestor de noticias y Agenda Diocesana del Obispado de Alcalá
Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies. Más información | ACEPTAR