Inicio » Jóvenes, adolescentes y niños » Aprender a amar

Aprender a amar


«En respuesta a la pregunta que le hacen sobre cuál es el primero de los mandamientos, Jesús responde: «El primero es: “Escucha Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. El segundo es: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No existe otro mandamiento mayor que éstos» (Mc 12, 29-31).» (Catecismo de la Iglesia Católica, n.2196)

«“Amar es desear el bien a alguien” (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 1-2, q. 26, a. 4, c)» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1766).

“Amar la vida es ocuparse siempre del otro, querer su bien, cultivar y respetar su dignidad trascendente” (Papa Francisco, Discurso a los participantes en el Encuentro organizado por la Asociación Ciencia y Vida, 30-5-2015).

“Porque amar no es sólo un sentimiento; es un acto de voluntad que consiste en preferir de manera constante, por encima del propio el bien, el bien de los demás: “Nadie tiene mayor amor, que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15,13).” (Papa San Juan Pablo II, XIX Jornada Mundial de la Juventud, 2004, n. 5).

«Amaos los unos a los otros como yo os he amado» (Jn 13, 34).

«Quien ama al prójimo ya ha cumplido la ley [...] De modo que amar es cumplir la ley entera» (Rm 13,8.10).

«Queridos hermanos: amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor» (1 Jn 4, 7-8).

«El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta» (1 Co 13, 4-7).

«“El amor es la vocación fundamental e innata de todo ser humano” (FC 11)» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2392).

«Si el hombre pretendiera ser sólo espíritu y quisiera rechazar la carne como si fuera una herencia meramente animal, espíritu y cuerpo perderían su dignidad. Si, por el contrario, repudia el espíritu y por tanto considera la materia, el cuerpo, como una realidad exclusiva, malogra igualmente su grandeza. (…) ni la carne ni el espíritu aman: es el hombre, la persona, la que ama como criatura unitaria, de la cual forman parte el cuerpo y el alma. Sólo cuando ambos se funden verdaderamente en una unidad, el hombre es plenamente él mismo. (…) Ciertamente, el eros quiere remontarnos «en éxtasis» hacia lo divino, llevarnos más allá de nosotros mismos, pero precisamente por eso necesita seguir un camino de ascesis, renuncia, purificación y recuperación.» (Papa Benedicto XVI, Encíclica Deus caritas est, n. 5).

“Todos buscáis amar y ser amados. Tenéis que volver a Dios para aprender a amar y para tener la fuerza de amar. El Espíritu, que es Amor, puede abrir vuestros corazones para recibir el don del amor auténtico” (Papa Benedicto XVI, Vigilia de oración con los jóvenes en la plaza de la Catedral de Notre-Dame. París, 12-9-2008).

«Esa es la doctrina de Oriente y de Occidente, que el Papa León XIII tomaba de la tradición y sintetizaba en su encíclica sobre el Espíritu Santo, donde se lee que el Espíritu Santo “es la divina bondad y el recíproco Amor del Padre y del Hijo” (cf. DS 3326). Pero, para concluir, volvamos una vez más a san Agustín: “El Amor es de Dios y es Dios: por tanto, propiamente es el Espíritu Santo, por el que se derrama la caridad de Dios en nuestros corazones, haciendo morar en nosotros a la Trinidad... El Espíritu Santo es llamado con propiedad Don, por causa del Amor” (De Trinitate, XV, 18, 32: PL 42, 1082 - 1083). Por ser Amor, el Espíritu Santo es Don.» (Papa San Juan Pablo II, Audiencia general 14-11-1990).

“Poder amar es un don de Dios, y debemos pedirlo” (Papa Francisco, Audiencia general, 15-3-2017).

“Os invito a ir a la escuela de la Virgen de Nazaret para aprender a amar a Dios y al prójimo, y a estar siempre disponibles para realizar la voluntad de Dios” (Papa San Juan Pablo II, Audiencia general, 16-5-2001).

Libros sobre el Noviazgo


¿Piensas casarte?
Autor: Card. Jorge Medina Estévez
Editorial: Palabra

Claves del éxito en el noviazgo
Autor: Alfaya Camacho, José Luis
Editorial: Ediciones Internacionales Universitarias

Noviazgo, ¿seguros?: ideas para acertar
Autor/es: Hernández Urigüen, Rafael
Editorial/es: Ediciones Internacionales Universitarias, S.A.

El valor de la espera
Autor/es: Irala Estévez, Jokin de
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

Noviazgo cristiano en un mundo super-sexualizado
Autor/es: Morrow, T.G.
Editorial/es: Ediciones Rialp, S.A.

El conocimiento del otro: El noviazgo
Autor/es: Contreras Luzón, José María (1949- )
Editorial/es: Ediciones Internacionales Universitarias, S.A.

Los novios, el arte de conocer al otro
Autor/es: Montalat Massot, Ramón
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

Amor y noviazgo
Autor/es: Alegre Sangüesa, Mauricio
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

Noviazgo para un tiempo nuevo
Autor/es: Vázquez Vega, Antonio
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

Los novios: Los misterios de la afectividad
Autor/es: Montalat Massot, Ramón
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

 
Libros sobre educación afectivo-sexual

Deus caritas est, Encíclica
Autor/es: Papa Benedicto XVI
Este documento puede encontrarse en Internet: PINCHAR AQUÍ

Hombre y mujer lo creo
Autor: Papa San Juan Pablo II
Editorial: Ediciones Cristiandad, S.L.

Sexualidad humana: verdad y significado,
orientaciones educativas en familia
Autor/es: Iglesia Católica. Pontificium Consilium pro Familia
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.
Este documento puede encontrarse en Internet: PINCHAR AQUÍ

Aprendamos a amar: proyecto de educación afectivo sexual
Autor/es: González-Rico, Nieves (1963- ) ... [et al.]
Editorial/es: Encuentro Ediciones, S.A.

Hablemos de sexo con nuestros hijos
Autor/es: González-Rico, Nieves (1963- )
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

El arte de enseñar a amar
Autor/es: Javaloyes Soto, Juan José
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

Educación de la sexualidad para el amor:
dirigido a niños de 3 a 12 años
Autor/es: Medialdea Fernández, Concepción
Editorial/es: Ediciones Internacionales Universitarias, S.A.

Tus preguntas y las respuestas sobre amor y sexo
Autor/es: Bonacci, Mary Beth
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

¿Quieres que hablemos de sexo?
Autor/es:  Jiménez Martínez, Luis Ángel
Editorial/es:  Ediciones Palabra, S.A.

¡Por favor, háblame del amor!:
la educación afectiva y sexual de los niños de 3 a 12 años
Autor/es: Pélissie du Rausas, Inés
Editorial/es: Ediciones Palabra, S.A.

Curso de educación de la sexualidad para adolescentes (SABE)
Editorial/es: Ediciones Internacionales Universitarias, S.A.

Cómo prevenir la homosexualidad: los hijos y la confusión de género
Autor/es:  Nicolosi, Joseph ;  Nicolosi, Linda Ames
Editorial:  Ediciones Palabra, S.A.
.

» Sólo para jóvenes

» Temas de interés (aborto, abusos, DCS, PMS, anticoncepción, esterilizaciones, pornografía, etc.)

» Extensión en Alcalá de Henares del “Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para  Ciencias del Matrimonio y de la Familia”

» Centro de Orientación Familiar Regina Familiae

*******

“Cuando el hombre se siente verdaderamente amado, se siente inclinado a amar. Por otro lado, si Dios es ternura infinita, también el hombre, creado a su imagen, es capaz de ternura. La ternura, entonces, lejos de reducirse al sentimentalismo, es el primer paso para superar el replegarse en uno mismo, para salir del egocentrismo que desfigura la libertad humana. La ternura de Dios nos lleva a entender que el amor es el significado de la vida. Comprendemos, por lo tanto,  que la raíz de nuestra libertad nunca es autorreferencial. Y nos sentimos llamados a derramar en el mundo el amor recibido del Señor, a declinarlo en la Iglesia, en la familia, en la sociedad, a conjugarlo en el servicio y la entrega. Todo esto no por deber, sino por amor, por amor a aquel por quien somos tiernamente amados.” (Papa Francisco, Audiencia a los participantes en el congreso "La teología de la ternura en el Papa Francisco", 13-9-2018).

“El amor es incompatible con la idolatría: si algo se convierte en absoluto e intocable, entonces es más importante que un cónyuge, que un hijo, o que una amistad. El apego a un objeto o a una idea hace ciegos al amor. Y así para ir detrás de los ídolos, de un ídolo, podemos incluso renegar al padre, la madre, los hijos, la mujer, el esposo, la familia... lo más querido. El apego a un objeto o a una idea hace ciegos al amor. Llevad esto en el corazón: los ídolos nos roban el amor, los ídolos nos hacen ciegos al amor y para amar realmente es necesario ser libres de todo ídolo” (Papa Francisco, Audiencia general, 1-8-2018).

“El amor es concreto, día a día. Jesús nos pide que guardemos sus mandamientos, que se resumen en esto: "que os améis los unos a los otros como yo os he amado" (v. 12).” (Papa Francisco, Regina Coeli, 6-5-2018).

“El amor es dinámico, sale de sí mismo. El que ama no se queda en un sillón mirando, esperando el advenimiento de un mundo mejor, sino que con entusiasmo y sencillez se levanta y va” (Papa Francisco, Discurso a la Familia Vicenciana en el IV centenario de su fundación, 14-10-2017).

“¿Pero qué entendemos por «amor»? ¿Sólo un sentimiento, uno estado psicofísico? Cierto, si es esto, no se puede construir sobre ello algo sólido. Pero si en cambio el amor es una relación , entonces es una realidad que crece, y podemos incluso decir, a modo de ejemplo, que se construye como una casa. Y la casa se construye juntos, no solos. Construir significa aquí favorecer y ayudar el crecimiento. Queridos novios, vosotros os estáis preparando para crecer juntos, construir esta casa, vivir juntos para siempre. No queréis fundarla en la arena de los sentimientos que van y vienen, sino en la roca del amor auténtico, el amor que viene de Dios.” (Papa Francisco, Discurso a las parejas de novios que se preparan para el matrimonio, 14-2-2014).

“La familia, fundada sobre el matrimonio entre el hombre y la mujer, está también llamada al igual que la Iglesia a ser imagen del Dios Único en Tres Personas. Al principio, en efecto, «creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: “Creced, multiplicaos”» (Gn 1, 27-28). Dios creó el ser humano hombre y mujer, con la misma dignidad, pero también con características propias y complementarias, para que los dos fueran un don el uno para el otro, se valoraran recíprocamente y realizaran una comunidad de amor y de vida. El amor es lo que hace de la persona humana la auténtica imagen de la Trinidad, imagen de Dios. Queridos esposos, viviendo el matrimonio no os dais cualquier cosa o actividad, sino la vida entera.” (Papa Benedicto XVI, Homilía en la Celebración Eucarística en el Parque de Bresso, 3-6-2012).

“Se ve que el enamoramiento es bello, pero quizás no siempre perpetuo (...) el enamoramiento debe hacerse verdadero amor, implicando la voluntad y la razón en un camino de purificación, de mayor hondura” (Papa Benedicto XVI, Visita pastoral a la Archidiócesis de Milán: Fiesta de los Testimonios en el Parque de Bresso, 2-6-2012).

“El amor es sufrimiento, es entregarse, es perderse, y precisamente de este modo es fecundo” (Papa Benedicto XVI, Encuentro con el clero de Roma por el inicio de la Cuaresma, 23-2-2012).

“El amor es la esencia de Dios mismo, es el sentido de la creación y de la historia, es la luz que da bondad y belleza a la existencia de cada hombre. Al mismo tiempo, el amor es, por decir así, el "estilo" de Dios y del creyente; es el comportamiento de quien, respondiendo al amor de Dios, plantea su propia vida como don de sí mismo a Dios y al prójimo. En Jesucristo estos dos aspectos forman una unidad perfecta: él es el Amor encarnado. Este Amor se nos reveló plenamente en Cristo crucificado. Al contemplarlo, podemos confesar con el apóstol san Juan: "Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en él" (cf. 1 Jn 4, 16; Deus caritas est, 1).” (Papa Benedicto XVI, Ángelus, 31-1-2010)).

“En primer lugar, recordemos el vasto campo semántico de la palabra « amor »: se habla de amor a la patria, de amor por la profesión o el trabajo, de amor entre amigos, entre padres e hijos, entre hermanos y familiares, del amor al prójimo y del amor a Dios. Sin embargo, en toda esta multiplicidad de significados destaca, como arquetipo por excelencia, el amor entre el hombre y la mujer, en el cual intervienen inseparablemente el cuerpo y el alma, y en el que se le abre al ser humano una promesa de felicidad que parece irresistible, en comparación del cual palidecen, a primera vista, todos los demás tipos de amor.” (Papa Benedicto XVI, Encíclica Deus caritas est, n. 2).

“El amor es ocuparse del otro y preocuparse por el otro (...) Ciertamente, el amor es «éxtasis», pero no en el sentido de arrebato momentáneo, sino como camino permanente, como un salir del yo cerrado en sí mismo hacia su liberación en la entrega de sí y, precisamente de este modo, hacia el reencuentro consigo mismo, más aún, hacia el descubrimiento de Dios: «El que pretenda guardarse su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará» (Lc 17, 33), dice Jesús en una sentencia suya que, con algunas variantes, se repite en los Evangelios (cf. Mt 10, 39; 16, 25; Mc 8, 35; Lc 9, 24; Jn 12, 25). Con estas palabras, Jesús describe su propio itinerario, que a través de la cruz lo lleva a la resurrección: el camino del grano de trigo que cae en tierra y muere, dando así fruto abundante. Describe también, partiendo de su sacrificio personal y del amor que en éste llega a su plenitud, la esencia del amor y de la existencia humana en general.” (Papa Benedicto XVI, Encíclica Deus caritas est, n. 6).

“El amor es « divino » porque proviene de Dios y a Dios nos une y, mediante este proceso unificador, nos transforma en un Nosotros, que supera nuestras divisiones y nos convierte en una sola cosa, hasta que al final Dios sea « todo para todos » (cf. 1 Co 15, 28)”. (Papa Benedicto XVI, Encíclica Deus caritas est, n. 18).

“El amor es una luz —en el fondo la única— que ilumina constantemente a un mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar. El amor es posible, y nosotros podemos ponerlo en práctica porque hemos sido creados a imagen de Dios“ (Papa Benedicto XVI, Encíclica Deus caritas est, n. 39).

Lo primero que hemos de hacer es abrir el corazón a la acogida del amor de Cristo. La iniciativa es suya: su amor es lo que nos hace capaces de amar también nosotros a nuestros hermanos.” (Papa San Juan Pablo II, Homilía en la Santa Misa "In cena Domini", 17-4-2003).

“El amor es acto de la voluntad” (Papa San Juan Pablo II, Discurso a los estudiantes de Univ'83, 29-3-1983).

“El amor es la causa por la cual vale la pena actuar y luchar” (Papa San Pablo VI, Homilía en la Santa Misa en Bogotá para la «Jornada del Desarrollo», 23-8-1968).



Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies. Más información | ACEPTAR